Banner INFO_YÖ Etiquetas Cosmética

Etiquetas de Cosmética Natural: Guía completa para una elección informada y consciente

En la búsqueda de una belleza y bienestar mas arraigados en la naturaleza, las etiquetas de los productos de cosmética a menudo pueden resultar enigmáticas. En esta segunda parte de nuestra guía, “Etiquetas de Cosmética Natural: Guía Completa para una elección informada y consciente”, ahondaremos en los conceptos esenciales de “natural” y “orgánico”. Además, exploraremos los requisitos normativos que no solo aseguran la transparencia de la información sobre la calidad de los productos de cosmética natural, también delinean qué aspectos se pueden y no se pueden resaltar en términos publicitarios. Prepárate para abrazar tu papel como consumidor informado y empoderado en este fascinante viaje de descubrimiento.

Sección 1: Comprendiendo las expresiones ‘Natural’ y ‘Orgánico’

En una sociedad digital en la que las decisiones conscientes marcan la pauta, la terminología utilizada en las etiquetas de la cosmética puede ser un laberinto confuso. Por tanto, es crucial contar con claridad en relación con las diferencias entre los términos “natural” y “orgánico” en el contexto de la cosmética.

Aunque puedan parecer intercambiables, “natural” y “orgánico” en la cosmética tienen matices distintos. Ambos términos se aplican tanto a los productos que utilizan ingredientes de origen natural, como a los que se han producidos siguiendo principios respetuosos con el medio ambiente y con la salud.

Por “natural”, se entiende que el producto de cosmética ha sido elaborado con materias primas de origen natural, y que las mismas han sido procesadas de manera respetuosa con el entorno. La Red Ecoestética, cuenta con una definición en relación a lo que debe entenderse por producto “natural“, expresamente señala que son aquellos productos en los que al menos el 90% de sus ingredientes son naturales o de origen natural, y no contienen compuestos químicos que planteen dudas sobre su seguridad para el medio ambiente o la salud de las personas. Además, estos productos emplean procesos de transformación y elaboración respetuosos con el entorno.[1]

Por su parte, el término “orgánico” o “ecológico” informa al consumidor que se trata de un producto cosmético que utiliza ingredientes naturales producidos de acuerdo con los principios y protocolos de la agricultura ecológica. Un producto es orgánico o ecológico, cuando, al menos el 95% de sus ingredientes son de origen natural y proceder de cultivos ecológicos.

La diferencia principal radica en que un producto de cosmética natural “orgánico” o “ecológico“, además de ser natural, asegura que todos sus componentes proceden de cultivos ecológicos, siguiendo pautas específicas que priorizan la sostenibilidad y el respeto por la naturaleza.

Sección 2: Requerimientos de la forma del etiquetado según la normativa vigente

El Reglamento 1223/2009 de la Comisión Europea establece qué información debe incluirse en las etiquetas de los productos de cosmética y cómo se debe presentar para informar al consumidor.[2] La normativa requiere ciertos principios para garantizar que los consumidores reciban información clara y precisa sobre los productos que usan o desean usar:

  1. Legibilidad e indelebilidad: El contenido de la información obligatoria debe ser imborrable, fácil de leer y fácil de localizar, tanto en el envase como en el embalaje externo. Esto garantiza que los consumidores puedan acceder a la información esencial sin dificultad y que esta no se borre con el tiempo.
  2. Uso de denominaciones, marcas e ilustraciones: El reglamento prohíbe el uso de elementos (textos, denominaciones, marcas, ilustraciones o signos figurativos), que puedan crear malentendidos o insinuar falsamente las funciones o características de los productos cosméticos. La transparencia es clave, y los elementos visuales no deben crear percepciones engañosas.
  3. Criterios regulados para Declaraciones: El reglamento establece seis criterios que deben regir todas las declaraciones sobre un producto cosmético:
    • Cumplimiento de la normativa: Todas las declaraciones deben cumplir con la normativa vigente, evitando afirmaciones que no estén respaldadas por pruebas sólidas.
    • Veracidad: Las declaraciones deben ser verdaderas y precisas, evitando exageraciones o falsas expectativas.
    • Valor probatorio: Las declaraciones deben basarse en evidencia científica válida que respalde las afirmaciones hechas.
    • Honestidad: Las declaraciones deben ser honestas y no inducir a error a los consumidores.
    • Justicia: Las declaraciones no pueden contener menciones que resulten injustas con respecto a productos competidores y ni presentadas en forma parcial o sesgada.
    • Toma de decisiones informada: Las declaraciones deben proporcionar información suficiente para que los consumidores tomen decisiones informadas sobre la compra y el uso del producto.

Cumplir tales criterios no solo garantiza la conformidad con la normativa, también asegura que los consumidores reciban información precisa y útil al elegir productos cosméticos.[3]

Sección 3: Requerimientos lingüísticos según la normativa vigente

Además de los contenidos obligatorios y los requerimientos de forma. La norma prevé que resulta crucial que cierta información aparezca en la etiqueta, traducida al idioma del país donde se comercializa el producto cosmético. Esta medida garantiza que los consumidores accedan a información vital en su lengua materna, fomentando la comprensión y decisiones informadas. Entre los aspectos que se deben traducirse cuentan:

Etiqueta Español-Inglés
  • La Función: Las declaraciones sobre los beneficios del producto deben estar en el idioma local, para que los consumidores comprendan claramente cómo puede beneficiarles.
  • El Contenido: La cantidad del producto presente en el envase, peso o volumen, debe traducirse para evitar malentendidos.
  • La Fecha de Caducidad: La fecha de caducidad mínima, vital para la seguridad y la eficacia del producto, debe ser comprensible para los consumidores.
  • Las Precauciones: Cualquier información relacionada con el uso seguro del producto, como advertencias o precauciones, debe ser clara y entendible en el idioma local.

A este respecto debemos destacar que los estados miembros de la Unión Europea determinan las lenguas en las que esta información debe ser traducida. Algunos países pueden requerir la traducción en más de una lengua, para asegurar que los consumidores tengan acceso a la información en el idioma que les resulte más familiar. Ejemplos notables incluyen Bélgica, que exige el francés y el holandés, y Finlandia, donde el sueco y el finlandés son necesarios. [4]

Sección 4: Etiqueta y publicidad de productos de Cosmética Natural

La normativa establece rigurosos lineamientos para la etiqueta y la publicidad de los productos cosméticos. La normativa persigue que la información proporcionada sea precisa y que no se realicen afirmaciones falsas o engañosas.

En el mundo de la cosmética, la transparencia es fundamental. La publicidad también debe ser veraz. Se prohíben imágenes y afirmaciones que puedan confundirse con alimentos u otros productos de consumo, garantizando la seguridad de los consumidores.

Destaca el hecho que la normativa a este respecto promueve la ética. Ejemplo de ello puede ser observado en el caso de aquellos productos que no han sido experimentado en animales. Esta expresión solo se utiliza cuando ni la entidad fabricante ni sus proveedores han realizado experimentos en animales, ya sea en el producto final o en sus ingredientes. No obstante, la denominación “cruelty-free” actualmente resulta innecesaria puesto que los test de productos cosméticos en animales están absolutamente prohibidos por la legislación europea. 

Tu búsqueda de conocimiento sobre las etiquetas de los productos cosméticos te empodera para tomar decisiones informadas y responsables. Desde la interpretación de términos hasta la comprensión de la normativa, este artículo ha sido tu guía para una elección consciente. A medida que te aventures en tu rutina de cuidado de la piel, recuerda que tus decisiones importan. Únete a nuestra comunidad en esta conversación y comparte tus propias experiencias. Si te quedan dudas, no dudes en dejarnos un comentario. Si encuentras este artículo valioso, compártelo con tus amigos para que también elijan con sabiduría.

¡Aquí termina tu viaje para dominar las etiquetas de los productos de cosmética natural y tomar decisiones informadas!

©️ parasu-yö™️ / Astrid Uzcátegui 02/09/2023.


[1] Blog EcoEcoBlog MCP. Cómo reconocer si un cosmético es natural o no. 25, junio 2020. Disponible en: https://ecoblog.mcp.es/l4r/como-reconocer-si-un-cosmetico-es-natural-o-no/#:~:text=La%20Red%20Ecoestética%2C%20que%20desde%202011,elaboración%20respetuosos%20con%20el%20medio%20ambiente.”&text=La%20Red%20Ecoestética%2C%20que,con%20el%20medio%20ambiente.”&text=Ecoestética%2C%20que%20desde%202011,elaboración%20respetuosos%20con%20el

[2] Aconsa. Etiquetado de cosméticos: ¿Qué debe contener y cómo entenderlo? 31 de mayo de 2022. Disponible en: https://aconsa-lab.com/etiquetado-cosmeticos-que-debe-contener-como-entenderlo/

[3] Junta de Andalucía. Etiquetado de los productos cosméticos. En: Consumo responsable. Disponible en: https://www.consumoresponde.es/artículos/etiquetado_de_los_productos_cosmeticos

[4] Junta de Andalucía. Etiquetado de los productos cosméticos. En: Consumo responsable. Disponible en: https://www.consumoresponde.es/artículos/etiquetado_de_los_productos_cosmeticos

Compartir este articulo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shopping Cart
Scroll to Top